Es imposible no querer darle un beso cada vez que sonríe.

(via mi-mundo-entre-libros)

Es imposible no tener ganas de darle un beso cada vez que está cerca, o cada vez que se queda dormida en medio de una palabra, o cuando sonríe o siempre que sus ojos brillan. Siempre es imposible no querer darle un beso, mi vida se basa en sus adictivos besos.

(via in-somnio)

Me gusta estar con gente que me hace olvidar que tengo teléfono.
― (via mirame-a-los-ojos-conchetumare)